Friday, April 02, 2010


Se ha convertido en mi compañero de cada día. Atrevesarlo dos veces al día duarnte más de 4 meses no ha sido suficiente para acostumbrarme. Es el maravilloso túnel de la 27 de Febrero... Y digo maravilloso por decir algo.

Lo cierto es que me aterra, y no sé porque...Quizás una fobia que deba trabajar.

Sin embargo, por más que le tema debo enfrentarme a él día tras día, noche tras noche. Quizás ejemplifica los obstáculos de la vida, los zonas oscuras por donde debes pasar para encontrar finalmente la claridad.

Quizás son puros dispárates míos y me levanté hoy con el deseo de filosofar sobre las tonterías que siempre se me ocurren.... Quizás, quizás, quizás.

                                       

2 comments:

eri said...

nO HE TENIDO LA OBLIGACION DE TRANSITAR POR ESTE TUNEL DIARIAMENTE COMO TU PERO TE JURO QUE ME ATERRA PASAR POR EL ES UNA FOBIA INCONTROLABLE NO PUEDO NI RESPIRAR MIENTRAS LO ATRAVIESO Y ES UNA INMENSA DESESPERACION POR SALIR

Diana en la ciudad said...

Así es. A mi me me sudan las manos, entro y de verdad no veo el instante en que pueda salir... Por más que paso no me acostumbro.

Gracias por comentar Eri, ya se que esto no estoy sola.