Sunday, March 03, 2013

En búsqueda: La linda casita de Carrie Bradshaw.


El problema de tener una amiga mucho más enganchada que tu a Sex and the City, Carrie Bradshaw, Charlotte, Samantha, Miranda "and everything in between" es que... Bueno, lleva las cosas a otro nivel. Totalmente.

Con Downtown New York prácticamente off, iniciamos una búsqueda de los más interesante... Y extraña, por supuesto.

Dijo Rosemary: "Hoy te llevaré a conocer la casa de Carrie Bradshaw".
Dije yo: "Y en serio tiene una casa?"
Dijo Rosemary: "Pero claro hermana!! La casa de Carrie Bradshaw! Han tenido incluso que ponerle un letrero de advertencia, porque la gente ha querido entrar!
Dije yo: "En serio?
Dijo Rosemary: "Pero claro que en serio! Yo une vez la encontré, pero no recuerdo bien como. Hoy la vamos a encontrar otra vez hermana!! Ya lo verá!
Dije yo: "En serio?"
Dijo Rosemary: Pero claro que es en serio! Cuantas veces lo voy a tener que repetir?"
... Y entonces supe que esa mañana tendríamos un camino muuuuuy largo que recorrer.

Rosemary es muy tenaz. Demasiado tenaz diría yo, y cuando una cosa entra en su cabeza es eso, solo eso y nada más que eso. Conociéndonos desde los 15 años puedo decirlo con toda seguridad.

La verdad es que ya había dejado a Sex and the City atrás. Tras ver la segunda parte de la película, supe que al menos para mi, el fin había llegado. Pienso que han querido forzar demasiado, entiendo por ejemplo que, la nueva serie The Carrie's Diaries es un esfuerzo por mantener vivo el espíititu de Carrie y las chicas. Ellas ya hicieron por el género femenino lo que tenían que hacer. Es tiempo de nuevas cosas, mi post sobre Girls les puede iluminar más sobre lo que quiero decir.

Volviendo al tema, esa mañana fue mágica, para variar. Deambulábamos como dos locas manzas por las calles de West Village, absolutamente fascinadas, hablando de todo y nada (esto lo sabemos hacer muy bien) recordando viejos tiempos, hablando del futuro, planificando viajes, chismeando un poco, riéndonos de cualquier tontería y comunicándonos las ideas más locas (en esto también somos expertas).

Y camina, y camina, y camina, y camina. Parábamos, hablábamos, entrábamos por una calle equivocada y aprovechábamos para tomar fotos.

Yo, sonriendo para la cámara. Click!

Mi linda y fotogénica amiga Rose.

Después de un par de horas se hizo la luz... Y al encontrar la calle, se le iluminó el rostro de una manera... Parecía una niña de cinco años que recibe una nueva muñeca.

"Esta es la casa de Carrie!" me dijo. "Dios mio!!! La casa de Carrie!"

Y así era. Llegamos al fin a la casa de Carrie, ¿Cómo olvidarla?
Allí escribía su columna, que le generaba miles de miles $$$$$$ para comprar caros zapatos, esa puerta se abrió y se cerró cientos de veces en espera de Big, de Aidan, de Big otra vez, étc, étc, étc.

La verdad es que es bonita. Ubicada en Perry Street 64, en el distrito de West Village, la "casita" estilo brownStone, tiene cinco habitaciones (aunque en la serie la hacían ver mucho más pequeña, tan pequeña que Carrie tenía que usar los gabinetes de la cocica y hasta el horno de la estufa para guardar su ropa) fue vendida el pasado año, y sus nuevos dueños hicieron bien en ponerle este letrero, porque ya pueden imaginarse los estragos que seguramente otras Rosemarys del mundo habrán causado : )




Foto para el recuerdo...

Ya encontrada la casa y tomando las necesarias fotos de lugar, seguimos el recorrido de ese día de paseo. Calmadas las aguas, era momento de vivir una nueva aventura de la que les contaré en un próximo post.

Nuestra siguiente parada no nos llevó muy lejos y de camino no me puede resistir...

 Flores para llevar!







2 comments:

Yan said...

Waaoooo!!
Yo disfrute esta serie y mucho, y este post me acaba de dar envidia a la vez que imagino lo que pasaron ustedes, muy divertidi todo.

Diana said...

Hola Yan!! La pasamos divinamente bien, esta es una "excursión" que recomiendo con los ojos cerrados : )